Amaneció de golpe

Madrugada del cuatro de febrero de 1992. El más estable de los sistemas democráticos de Latinoamérica se resquebrajó bajo el fuego y el combate. Una noche difícil de olvidar que dejó profundas huellas y marcó el camino que Venezuela vive hoy en día. Una parte del ejército, al mando de un militar golpista, asedió la residencia presidencial con la intención de tomar el poder por la fuerza. La insurrección fue sofocada a tiempo y la intentona golpista fracasó. Pero aquella noche “amaneció de golpe” y para nuestros personajes marcó un antes y un después en sus vidas.

Páginas

Sin un adiós

Mario Leyva, famoso cantante en plena gloria acosado cada día más por sus "fans", lleva la vida que le permiten, dedic ...

El experimento

Serie juvenil que relata las vivencias de un grupo de estudiantes de un colegio público de Bogotá que, inconformes con ...

Más adelante